CIPAZ

9 de abril, Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas del conflicto armado en Colombia

9 de abril de 2021

Por: Daniela Franco Dussán

Pese a los miles de intentos de las fundaciones, organizaciones, de los movimientos y colectivos que se han creado y formado a partir de las ganas incansables por construir una sociedad en paz que permita el goce y garantía de los derechos humanos de cada uno de los sectores que la conforman, seguimos teniendo obstáculos que no permiten que consigamos la transformación de la ciudadanía con enfoque democrático y perspectiva de derechos.

Colombia es un país que ha librado más de 70 años un conflicto que no cesa, que sigue dejando a su paso innumerables víctimas y violaciones a los derechos humanos, sin embargo, las personas colombianas y quienes nos movemos a través de los activismos para seguir en búsqueda de la paz que por derecho nos corresponde porque además es un deuda histórica y nacional, no perdemos la esperanza.

“Hace 73 años, un 9 de abril fue asesinado el caudillo liberal Jorge Eliécer Gaitán en Bogotá, un día que marcó la historia del país ya que fue el estallido del conocido ‘Bogotazo’ que terminó replicándose en varias ciudades del país, rechazando la muerte de quien sería candidato presidencial. Pero la historia ha ido repensando este día desde que se promulgó la Ley de Víctimas 1448 de 2011, que decretó el 9 de abril como el Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas del conflicto armado en Colombia.”

“Hasta ahora en el país el Registro Único de Víctimas –RUV, de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, ha reconocido a 9′113.500 personas que fueron violentadas, de distintas maneras, dentro del conflicto interno que ha vivido Colombia por más de medio siglo. Esta cifra es poco más del 18 por ciento de la población del país.”

(Tomado de: https://www.infobae.com/america/colombia/2021/04/09/dia-de-las-victimas-como-se-conmemora-este-9-de-abril/)

Hace un poco más de 4 años pudimos ver un destello de luz: la firma de un acuerdo de paz con una de las guerrillas más antiguas del continente, este hecho nos permitió abrir un poco los ojos y pudimos levantar la cabeza esperando que este fuera el inicio de una nueva historia para este país. Las organizaciones de la sociedad civil y quienes defendemos los derechos humanos, nos acogimos a ese Acuerdo, porque sabíamos que era una herramienta poderosa para realmente poder construir paz, sobre todo en los territorios y con las personas que más ha golpeado este conflicto.

Sin embargo, sectores que se oponen a este Acuerdo de Paz, siguen dificultando su implementación, lo que ha dejado como resultado  aumento y recrudecimiento de los hechos violentos que históricamente han azotado a nuestro país: Al 15 de febrero del presente año, van 73 víctimas de masacres en el país, esto sin contar que el resto de los hechos victimizantes siguen en alzas: desplazamientos y desapariciones forzadas, abusos sexuales, masacres, secuestros, torturas, tratos indignos, masacres, homicidios, magnicidios, amenazas, hostigamientos, extorsiones y atentados, ejecuciones extrajudiciales y un sin fin de formas.

La construcción de paz sigue siendo el camino que llevará a que la sociedad colombiana pueda gozar de derechos, pueda vivir una vida libre de violencias. Continuamos trabajando para afianzar una paz que no solo signifique la ausencia de violencias sino que también sea justa, humana e interseccional y que además propenda a la no discriminación y a la participación de las minorías y sectores marginados que siguen siendo la comidilla de un sistema opresor.

Es nuestro deseo y responsabilidad seguir trabajando por conseguir lo que siempre se nos ha negado, nuestra voz y nuestras acciones son la mejor herramienta para seguir construyendo un legado que esperamos las generaciones que lleguen a este país puedan continuar. La construcción de paz es histórica y es revolucionaria. Todos los días, pero especialmente hoy honramos a líderes y lideresas sociales, ambientalistas, defensores y defensoras de derechos humanos, activistas, hombres y mujeres, jóvenes, niños y niñas que han dispuesto u ofrendado su vida con el propósito de llamar la atención sobre nuestra necesidad de paz.

Seleccione su moneda - Select your currency
Dólar de los Estados Unidos (US)